El Rincón de Ciro Casanova

                                         

Por José Manuel Izquierdo

           

Ciro Casanova

                                                                      

Ciro Casanova, uno de los más veteranos jugadores del Torneo Salvador Lecuona participó en varios Torneos dejando una huella imborrable. En los últimos años solo jugaba dobles debido a su lesión en las rodillas. Ha sido el primer jugador en activo del Torneo que se nos ha ido. Nos ha dejado después de una cruel enfermedad que no le permitió estar entre nosotros jugando el Torneo del 2007, donde se le echó de menos con su optimismo, entusiasmo y ganas de colaborar. No hablaremos aquí de sus méritos en el trabajo y en su vida profesional, ya suficientemente conocidos por todos, sino de sus méritos como deportista y entusiasta del tenis. También fue un gran jugador de fútbol y un precursor de la pesca submarina en su querida Gomera.

 

Uno de los primeros partidos que jugué con él fue en el Nautico hace algunos años. Ciro jugaba con otra gran persona también tristemente desaparecida, D. Klaus Kiewert, marido de otra jugadora del Torneo, María Luisa Díaz Ravina. Mi compañero era Juanma Fajardo en ese partido y éramos mucho más jóvenes que ellos, que jugaban con experiencia, veteranía y un saber estar en la cancha que daba gusto. Ellos no le daban fuerte a la pelota ni corrían mucho, pero ponían la bola donde no podíamos llegar. Al final del partido nos ganaron, por supuesto.

 

Siempre te recordaremos los que te hemos conocido bien, como una gran persona de espíritu jovial y gran sentido del compañerismo en tu vida profesional y en el juego.

 

Dicen que mientras alguien te recuerde permaneces vivo. Por eso sabemos que ahora estarás en algún lugar jugando un doble, quién sabe dónde, haciendo en la última jugada una dejada para ganar el último punto.

Las nuevas generaciones de deportistas como tu nieto, que orgulloso levanta en una de las fotos tu merecido trofeo, tendrán marcada así la línea a seguir que les dejaste en herencia, la estela que el barco deja surcada en el mar de los recuerdos.

 

Gracias Ciro, por habernos dado el placer de conocerte.

 

 

 

LA ANÉCDOTA

 

En el Torneo Salvador Lecuona de 2006 ocurrió esta anécdota. Durante la disputa por el Tercer Puesto entre los equipos Ciro-Armando Pérez VS Juanma Fajardo- Jose M.Izquierdo, Ciro recibió sin querer, naturalmente, un pelotazo en "partes blandas" por parte mía.

Mi compañero Juanma me decía continuamente: “Sé más agresivo en la red". Yo, haciéndole caso, en una jugada le di con todas mis fuerzas a la pelota con la mala suerte de que le dio al pobre Ciro en ese sitio tan doloroso. Mientras me disculpaba y atendían a Ciro del lance fortuito, en las gradas arreciaban los comentarios jocosos por parte de muchas féminas presentes en el partido": "¿Quieres que te demos un masaje? alentaban, mientras que Ciro, una vez recuperado de la lesión les respondía: "Mas que un masaje no vendría mal un trasplante".

El fotógrafo presente captó perfectamente el momento de la incidencia entre el público. Observen el asombro reflejado en sus rostros.

 

 

Sirvan estas líneas como un pequeño homenaje y un recuerdo para los que lo conocimos bien. Hemos incorporado las fotos en las que aparece Ciro en algunos de los actos de los diferentes Torneos Salvador Lecuona en los que participó. Hasta siempre, Ciro.

 

Ver el Album de Ciro Casanova